Raúl Hernández Prácticas Profesionales en Brasil

Icon 4 noviembre, 2016

Lo que he aprendido es más de lo que me esperaba, desde que llegue a Brasil, a pesar de ser un país lejos de México, me sentí como si hubiera llegado a alguna otra parte dentro de México. Al llegar me recibieron con los brazos abiertos, muy cálidos, amigables, sociables, siempre preguntando cómo es de donde yo soy, muy curiosos y a la vez queriendo que yo aprenda y conozca más sobre su cultura, comida, bebidas, costumbres, fiestas. A la semana de haber llegado, las personas se preocupaban por saber lo que estaba sintiendo o si me hacía falta alguna cosa..solo pensando en ayudarme para mejorar mi estancia. Con tanta atención que me dan es fácil pasar cada día fuera de mi país (primera vez que salgo del país para vivir solo en otro país) las personas son siempre muy amables, y al ver que no conozco de muchas cosas, me comienzan a enseñar para que siempre aprenda y recuerde algo de ellos. A diferencia de mi ciudad (Monterrey N.L) es que llegue a una ciudad con menos población, lo que lo hace totalmente diferente. Las vistas de la naturaleza son diferentes, los grandes edificios que veía ahora son enormes arboles, los cerros llenos de casas son ahora montañas verdes, las avenidas transitadas son ahora carreteras diferentes. La verdad me siento muy feliz por la oportunidad que se me dio de poder llegar a vivir en otro país. Siempre quise conocer Brasil me fue gustando el idioma portugués y ahora he aprendido tantos modismos que no aprendería en alguna clase de portugués en mi ciudad. No hay mejor experiencia como la vivida por uno mismo. Mucho tiempo me imagine vivir en Brasil y ahora es real.